LOS VOLCANES DE LODO DE TIRACOMA,

PUNO, PERÚ

Víctor M. Ponce

Enero 2008


¿QUÉ ES UN VOLCÁN DE LODO?

Un volcán de lodo es una formación tipo volcán constituído de barro y arcilla, de altura usualmente menor a unos metros, y muchas veces sólo una fracción de metro. Se forma por una mezcla de agua caliente y sedimentos finos que exhala lentamente de un hoyo en el terreno, como el caso de un flujo de lava, o por escapes de gases volcánicos y agua hirviente (USGS: Volcano Hazards Program).

El término "domo de barro" es similar al de volcán de lodo. Se refiere a formaciones creadas por gases y líquidos que provienen de las profundidades de la Tierra, pero con temperaturas muchos menores que los procesos ígneos comparables. Los gases son usualmente metano, dióxido de carbono, y nitrógeno; el líquido es usualmente agua, frecuentemente ácida o salina.

Se han identificado aproximadamente 1,000 volcanes de lodo en los continentes y en zonas de agua poco profundas. En Europa y Asia, existen volcanes de lodo en Ucrania, Italia, Rumania, Azerbaijan, Irán, Paquistán, Indonesia y China. En América, se han identificado volcanes de lodo en Alaska, California, la Isla de Trinidad, Venezuela y Colombia (Wikipedia: Mud volcano).

Los volcanes de lodo también se conocen como "volcanes sedimentarios" o "volcanes de gases," y son similares en su comportamiento a los volcanes comunes de magma. Tal como los volcanes de magma, los volcanes de lodo pueden erupcionar a grandes alturas, algunas veces cientos de metros. Pueden botar millones de metros cúbicos de hidrocarburos y toneladas de barro. También existen volcanes de lodo en el piso de los océanos, y pueden formar islas y bancos que alteran la topografía y línea de la costa (Azerbaijan International, Summer 2003, 11.2).

   


Volcán de lodo en la Cuenca Norris Geyser, Parque Nacional de Yellowstone, Wyoming, EE.UU. El volcán de lodo tiene cerca de 40 cm de altura (Foto: S.R. Brantley, 2003).
Fig. 1   Volcán de lodo en la Cuenca Norris Geyser, Parque Nacional de Yellowstone, Wyoming, EE.UU. El volcán de lodo tiene cerca de 40 cm de altura (Foto: S.R. Brantley, 2003).



UBICACIÓN DE LOS VOLCANES DE LODO DE TIRACOMA

Dos volcanes de lodo han sido recientemente documentados cerca de Tiracoma, en el distrito of Cabana, provincia de San Román, departmento de Puno, Perú. Estos volcanes se denominan aquí Tiracoma 1 y Tiracoma 2.

Tiracoma 1 (Latitud N 15o 41' 11.0", Longitud W 70o 18' 59.6") es un domo levemente ondulado con cerca de 25 m de diámetro en la base y 4 m de altura. Su cráter es de forma irregular, con longitud de 5 m y ancho de 1.5 m (Fig. 2). Hay agua en el cráter, y algunos gases escapan al aire intermitentemente. El pH se ha medido en 6.87 y la temperatura del agua en 12.9oC.


El cráter del volcán Tiracoma 1.
Fig. 2   El cráter del volcán Tiracoma 1.

No hay evidencia que hayan fluído líquidos de este cráter en el pasado reciente (contemporáneo). Sin embargo, en la cercanías del volcán, hacia aguas abajo, hay una enorme depresión natural desprovista de vegetación (Fig. 3). Esto indica que el flujo del volcán es salino, y que se ha acumulado en la depresión en el tiempo geológico por flujo de gravedad.


Depresión natural desprovista de vegetación, vista desde el volcán de lodo Tiracoma 1.
Fig. 3   Depresión natural desprovista de vegetación, vista desde el volcán de lodo Tiracoma 1.

El volcán de lodo Tiracoma 2 (Latitud N 15o 41' 28.1", Longitud W 70o 19' 32.6") es de tamaño mucho menor que Tiracoma 1, pero actualmente está botando líquidos y gases de su pequeño cráter. Tiracoma 2 es un domo irregular de cerca de 3 m de diámetro y 0.6 m de altura. Su cráter es de forma elíptica, con la dimensión mayor 0.3 m y la dimensión menor 0.15 m (Fig. 4). Hay agua salina en el cráter y gases que constantemente escapan al aire. El pH se ha medido en 6.88 y la temperatura del agua en 15.2oC. Un pequeño flujo, estimado en cerca de 0.2 litros por segundo, se ha observado que fluye fuera del cráter y se esparce por gravedad hacia los ambientes vecinos.


Detalle del cráter Tiracoma 2 y su flujo.
Fig. 4   Detalle del cráter Tiracoma 2 y su flujo.

La Figura 5 muestra una imagen de las Pampas de Mañazo, indicando la ubicación de los volcanes de lodo Tiracoma 1 y Tiracoma 2 (ver los alfileres amarillos). El área gris al costado (Sur) de Tiracoma 1 es la depresión natural (área de terreno eriazo) mostrada en la Fig. 3. La presencia de por lo menos otras dos áreas grises puede reflejar la existencia de otros volcanes de lodo en las Pampas de Mañazo.


Ubicación de los volcanes de lodo Tiracoma en las Pampas de Mañazo.
Fuente: Google Earth ™
Fig. 5   Ubicación de los volcanes de lodo Tiracoma en las Pampas de Mañazo.


IMPACTO DE LOS VOLCANES DE LODO EN LA IRRIGACIÓN

Se está desarrollando actualmente un proyecto de irrigación en las Pampas de Mañazo, adyacente a los volcanes de lodo de Tiracoma, y aguas abajo de ellos. La irrigación de Cabana-Mañazo conduce un gasto de 11 m3/s desde la bocatoma en el Río Cabanillas, a una distancia de 30 km, para la eventual entrega a las Pampas de Cabana-Mañazo. La presencia de los volcanes de lodo en la localidad obliga a preguntarse cuál será el impacto de estos volcanes en el proyecto de irrigación.

Dada la presencia de los volcanes de lodo, es probable que existan filtraciones salinas y flujos subterráneos en la localidad. Además, es probable que hayan otros volcanes de lodo, aparte de los dos aquí documentados. Por tanto, es necesario desarrollar un programa de manejo para mitigar los posibles impactos negativos de estos fenómenos naturales. Las filtraciones salinas tienen el potencial de contaminar el agua superficial y subterránea, y sin un drenaje adecuado, pueden afectar negativamente la viabilidad técnica del proyecto de irrigación. Se necesitan estudios detallados para determinar con certeza la importancia de esta amenaza y para poder desarrollar estrategias de mitigación y/o recuperación.

Los flujos de los volcanes de lodo deben ser monitoreados en forma cuidadosa, y se debe medir la salinidad del agua superficial y subterránea de la localidad. En última instancia, el flujo de los volcanes deberá ser conducido fuera del área de irrigación, para entrega a los drenes apropiados (Fig. 6). La descarga de estos drenes eventualmente llegará al Lago Titicaca, el cual recibe toda el agua superficial y subterránea en la región. Debe estudiarse cuidadosamente el impacto que tendrán estos flujos salinos en la calidad del agua del Lago Titicaca a mediano y largo plazo.


Dren existente en las Pampas de Mañazo.
Fig. 6   Dren existente en las Pampas de Mañazo.


080202