El precio a pagar

por secuestrar toda

la escorrentía


Victor M. Ponce


Noviembre 2011



1. EL EQUILIBRIO DE LA NATURALEZA

La precipitación cae sobre la superficie de la Tierra por mandato de la Naturaleza; luego, sigue dos caminos: (1) un camino devuelve el agua a la atmósfera como evaporación y transpiración; (2) el otro camino devuelve el agua al océano como escorrentía, al fluir sobre la superficie y el subsuelo, sujeta a fuerzas gravitatorias. Sobre una base anual global, alrededor de dos tercios de la precipitación regresa a la atmósfera; el tercio restante pasa a constituir la escorrentía.

Global water balance

El ciclo hidrológico.

La Naturaleza no lo habría hecho de otra manera y todavía seguiría las leyes básicas. Si toda la precipitación se convierte en escorrentía, no queda agua para sustentar la vegetación. Por el contrario, si toda la precipitación se convierte en evaporación y transpiración, no queda agua para llevar los sólidos al océano. Bajo este último escenario, el proceso natural de meteorización eventualmente acumularía sales en el terreno sin límite, aumentando el número y tamaño de los desiertos.

Gran Pantano de Mato Grosso, Brasil.

Gran Pantano de Mato Grosso, Brasil. .

       


Río Bombuscaro, Zamora-Chinchipe, Ecuador.

Río Bombuscaro, Zamora-Chinchipe, Ecuador.

En cambio, el diseño de la Naturaleza pretende que haya un equilibrio: Globalmente, dos tercios del agua para las plantas; el tercio restante para llevar los sólidos al océano. Las proporciones varían en función del clima, geología, la geomorfología y la ubicación continental relativa. Las regiones continentales periféricas suelen ser exorreicas y, por lo tanto, generalmente pueden drenar sus sales de manera efectiva y permanecer en gran parte libres de acumulación de sal. Las regiones continentales no periféricas son a veces endorreicas; es decir, no tienen salida al mar. Incapaces de drenar sus sales, estos drenajes endorreicos están plagados de acumulaciones de sal a lo largo del tiempo. Una vez que las sales se depositan, desalientan el crecimiento de ecosistemas diversos, contribuyendo asi al desarrollo de los desiertos.


2. INTERVENCIÓN DEL SER HUMANO

Ahora tenemos la intervencion de los seres humanos y la sociedad contemporánea. Una fracción considerable del agua disponible ya se ha comprometido con el reino vegetal; somos libres de aprovechar sólo la fracción restante, es decir, la escorrentía. La mayoría de las veces, sin embargo, olvidamos que la escorrentía ya ha sido asignada por la Naturaleza para llevar los sólidos al océano, es decir, para limpiar la tierra de las sales. 1 Esto conduce a la práctica desaconsejable de secuestrar toda la escorrentía, presumiblemente para uso económico. El argumento a menudo convincente es que no debemos desperdiciar ni una gota de agua, porque el agua es muy apreciada.

Lake bottom, Tulare Lake Basin, California

Fondo del lago, cuenca del lago Tulare, California.

El sentido común, sin embargo, apunta a lo contrario. ┬íSi logramos secuestrar toda la escorrentía, también estaríamos secuestrando todos los sólidos!  Esto, por supuesto, es contraproducente porque es insostenible. Una cuenca continental periférica que no se mantenga en equilibrio salino eventualmente se degradará hasta el punto de imitar las cuencas endorreicas infestadas de sal, que naturalmente están fuera del equilibrio salino.2

Evaporation pond, Tulare Lake Basin, California

Estanque de evaporación, cuenca del lago Tulare, California. .

Un curso de acción sensato es reservar una parte de la escorrentía para llevar las sales al oceáno.3 Esta importante decisión debe tomarse prestando atención a los intereses sociales en conflicto. Un balance de sal cuidadosamente calculado determinará si es probable que una cuenca continental periférica sujeta a alteración antropogénica siga siendo sostenible. Un ejemplo clásico de una cuenca hidrográfica importante que se esfuerza por permanecer en equilibrio salino es la cuenca hidrográfica de Santa Ana, en los condados de San Bernardino, Riverside y Orange, California.4

Brine Line, Orange County Sanitation District, Huntington Beach, California

Línea de salmuera, Distrito Sanitario del Condado de Orange, Huntington Beach, California.


3. CONCLUSIÓN

Algo está muy claro: El secuestrar y consumir toda la escorrentía es insostenible, a menos que estemos preparados para llevar minuciosamente las sales al océano por medios distintos a la gravedad. Sin embargo, aumentar nuestra huella de carbono en el proceso de eliminación de sal tampoco es sostenible. Por lo tanto, concluimos que debemos reservar una parte de la escorrentía para realizar el más importante de los servicios naturales, el llevar la sal al oceáno.


1 Pillsbury, A. F. 1981. The salinity of rivers. Scientific American, Vol. 245, No. 1, July, 54-65.
2 van Schilfgaarde, 1990. "Irrigated agriculture: Is it sustainable?" Chapter 28 in ASCE Manuals y Reports on Engineering Practice 71, 584-594.
3 Ponce, V. M. 2009. Sustainable runoff for basin salt balance.
4 Santa Ana Watershed Project Authority. 2010. Inland Empire Brine Line.
220830 08:30